Los 3 terrenos que vendió el Serviu a un privado en dictadura en San Pedro de la Paz

parque-laguna-grande-07-44159-e1553757711298-750x400

En plena dictadura y a bajo costo fue vendido un terreno que se creía tipificado como “área verde” en la comuna San Pedro de la Paz. La venta se realizó desde el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) a un privado, junto a otros dos inmuebles en las cercanías de la Villa San Pedro, en la región del Bío Bío.

Se trata de la Plaza Albarrada, donde actualmente la propietaria quiere construir un edificio, a lo que expertos se oponen.

El municipio ha mantenido el aseo y ornato del terreno durante 23 años y tras esta sorpresa, anunció un catastro de los bienes de la comuna que pudieran estar bajo la misma irregularidad.

La Villa: espacio público integral

Fue en la década del 60 en que Concepción veía el nacimiento de uno de los conjuntos habitacionales más emblemáticos de la mano de la Corporación de la Vivienda, con el denominado Plan de Regeneración Urbana en un sector escasamente poblado como San Pedro de la Paz.

Expertos aseguran que los inicios de la Villa se remontan a esos pasajes de la historia, en un sector habitado por la clase media emergente, que 36 años más tarde vería el nacimiento de la comuna, en 1995.

El arquitecto y experto en historia arquitectónica, Luis Darmendrail, explicó a Radio Bío Bío que en esa época nacieron otros conjuntos habitacionales, como la Remodelación Paicaví (o Eleuterio Ramírez) y el conjunto El Golf, caracterizados por ser una solución integral con áreas verdes, espacios públicos, pasajes y plazas.

Villa San Pedro | Agencia Gradual
Villa San Pedro | Agencia Gradual

Venta en Dictadura

Sin embargo, el traspaso de los terrenos fiscales en los años posteriores ha estado en el ojo de las críticas: bienes a bajo costo y transferencias que recién comienzan a ver la luz pública.

El 15 de abril de 1982, el Serviu -entonces dirigido por el sociólogo Jorge Bengoa Ochsenius- vendió y transfirió tres inmuebles fiscales de la Villa al constructor civil Elio Vacarezza Bianchetti, por una suma total de $2.700.000 (de la época), que en dinero actual bordearía los $60 millones.

¿Cuánto cobró por cada uno? La propiedad de calle Los Sauces (con una superficie de 1.025 metros cuadrados) fue entregada por $935.152 en ese entonces: unos $21 millones de 2019.

El terreno donde hoy figura la conocida Plaza Las Comadres, el Serviu lo vendió por un total de 575 UF: es decir, unos $15 millones, a la fecha.

Mientras que la Plaza Albarrada fue negociada por cerca de $1.050.000: unos $23 millones actuales.

Las cifras son considerablemente bajas, a juicio de algunos, al tener presente la plusvalía del sector, la cantidad de metros cuadrados y el contexto político que enfrentaba el país.

“A todas luces es un precio bajo al que se hace esta venta. Hay un contexto de falta de democracia. No habían redes sociales, no había información como hoy (…) Tampoco hay una consulta a un organismo colegiado”
– Félix González, diputado ecologista

Por su parte, Darmendrail acusó que al intervenir estos espacios, se afecta todo el valor urbano, arquitectónico y patrimonial.

“Son precios bajísimos. Es una cosa que llega a ser hasta grosera. Pero independiente del valor, eso nunca se debió vender (…) Se están corrompiendo conjuntos urbanos”
– Luis Darmendrail

Edificación en la plaza

Dichos terrenos fueron pagados al contado y en 1995, Vacarezza los cedió en forma de pago a su esposa: la conocida médica penquista Esther Fanjul Álvarez, que hoy legalmente figura como dueña de la Plaza Albarrada en San Pedro de la Paz.

A mediados de marzo, Fanjul ingresó una solicitud para construir un edificio -que no ha estado exento de polémica- en la misma plaza que el municipio mantuvo con fondos públicos durante 23 años, supuestamente como parte de sus “áreas verdes”.

Frente a ello, el abogado Ignacio Sapiaín explicó que la propiedad habría sido adquirida hace más de 30 años, pero el dueño nunca exigió la entrega material al Serviu. Añadió que la casa edilicia debe iniciar acciones legales.

Desde la administración local, la situación los toma por sorpresa tras verificar que en el plano regulador, el inmueble no figura como área verde. “La estuvimos manteniendo muchos años sin tener información de lo que era”, expresó el alcalde Audito Retamal.

Acciones legales y “goles”

Para Sapiaín hay dos alternativas: esperar que Fanjul los demande para la restitución del inmueble, y así se solicita la devolución de los dineros invertidos; o bien, se enfrentan cargos por un posible delito de malversación de fondos públicos, al entregar el terreno voluntariamente.

Un hecho similar ocurrió en 2016, en la conocida Plaza “Las Comadres”: otro de los terrenos de Esther Fanjul.

Tras años de mantener la plaza, el exseremi de Bienes Nacionales, Eric Aedo llamó a los directores de obra municipales a fiscalizar los espacios a su haber y no “mirar al techo”, considerando las experiencias recientes en otros puntos del Gran Concepción.
“Pasan demasiados goles en esta región. Teníamos una bencinera funcionando en un área verde; nos encontramos con edificios que comienzan a ser levantados en áreas verdes”
– Eric Aedo

“La problemática es alta”, dijo Retamal, ante el catastro que realiza el municipio, donde podría aumentar el número de inmuebles en la misma situación.

Diligencias que no serán fáciles, aseguró el concejal Javier Guerrero. Ello pues el privado podría iniciar acciones para reclamar los inmuebles, cercando los terrenos y en definitiva, cerrar dichos espacios a la comunidad, ante la insistencia.

Plaza Las Comadres | Google Maps
Plaza Las Comadres | Google Maps

Por su parte, el diputado González, anunció que solicitará una reunión con el director del Serviu para consultar sobre el catastro de inmuebles que podrían estar afectos a esta condición.

“Pensábamos que la plaza Las Comadres era un caso aislado (…) Vamos a hacer una profunda investigación de esas ventas”, sostuvo.

En medio del conflicto se encuentran los vecinos que han vivido por más de 30 años en el emblemático sector. “Tenemos que hacer algo, no perder esta hermosura que tenemos frente a nuestras casas”, dijo una las pobladoras de la zona, destacando el valor del barrio.

Más allá de lo simbólico que es para ellos, no descartaron iniciar acciones legales, e incluso llegar hasta la Corte Suprema si fuese necesario, como hicieron con la plaza Las Comadres.

Una polémica que a la fecha mantiene bajo la incertidumbre a los vecinos de la Plaza Albarrada, con obras de alto impacto, que podrían cambiar el histórico pulmón verde y la calidad de vida de sus habitantes.

 

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.