Previo a la elección candidatos envían «CARTA A TODOS LOS CHILENOS»

Los candidatos presidenciales Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y José Antonio Kast (Partido Republicano) enviaron a El Mercurio una «carta a los chilenos» con compromisos y anhelos de cara a la segunda vuelta presidencial de este domingo 19 de diciembre.

JOSÉ ANTONIO KAST

El aspirante a la moneda indicó, estamos de cara a una de las elecciones «más trascendentales», ya que a su juicio se enfrentan «dos modelos de país. Uno que promete refundación y transformación total. El nuestro, que promete cambios con orden y estabilidad», asegurando que «como pocas veces, nuestro país se encuentra profundamente dividido» y visiblemente «confundido», y que la pregunta «no solo se trata de qué camino hay que escoger, sino que de cuál alternativa va a poner fin al desorden y la violencia».

«Queremos ponerle término a la polarización extrema del debate político y mediático, y para ello debemos reflexionar sobre las razones que nos llevaron a este punto y comprometernos en conjunto a las soluciones que se requieren para superarla», dijo, y agregó que más allá de su condena a la violencia y delincuencia, durante su campaña, pudo percibir «un malestar de los chilenos» que va «desde mal trato entre ciudadanos hasta un Estado ausente».

Además, indicó que «para que volvamos a confiar entre nosotros y podamos vivir en un ambiente de paz y tranquilidad, creo que es importante que como país avancemos en algunos acuerdos de convivencias sobre temas urgentes y complejos que, si no los abordamos colaborativamente, las consecuencias serán muy graves y nos afectarán a todos por igual», añadiendo que «si no recuperamos el ambiente de amistad cívica que se logró los últimos 30 años, será imposible que la economía crezca».

De esta manera, en la misiva, suscribió compromisos como apoyar y «dar garantías» a la Convención Constitucional, una lucha contra el narcotráfico y una «Araucanía en paz», «aplicando las leyes» pero con diálogo; también abordará «soluciones concretas y urgentes» para enfrentar el cambio climático y la sequía que «nos afecta no por moda, discurso políticamente correcto o para sumar los votos de los jóvenes», seguido por la descentralización y la «importancia del rol de las mujeres».

Continúa, en el sexto compromiso, con un «acuerdo por el reconocimiento y valoración de los pueblos originarios que deben ser «una prioridad y dejar de postergar porque son pocos votos»; además, se compromete a «no olvidar ni abandonar a los más pobres», poniendo énfasis en la construcción de viviendas «dignas» y mejorar la atención en el acceso a la salud y educación.

«Nada de esto será posible -agrega- si no generamos las condiciones para un progreso real y efectivo en el país que, impulsando las inversiones y el emprendimiento, permita crear empleos formales y de calidad que nos ayuden a crecer con fuerza y de manera sostenible», con un Estado «austero y eficiente» y lamentó que «éramos un pueblo que respetaba la diversidad, que acogía al forastero, que sabía reírse de sí mismo».

Y concluyó con que «Chile es un país extraordinario», pero «el problema es que el odio, la violencia y la intolerancia nos han llevado por un camino equivocado» y que «porque quiero a Chile y porque tengo la fuerza, el equipo y las ideas para liderar la construcción de nuestro futuro, es que será un honor convertirme en el Presidente (…) e impulsaré cambios que nos permitan alcanzar la paz, el orden y el progreso».

GABRIEL BORIC

El candidato de la izquierda expuso que este domingo «es un día en que no existen diferencias» entre los chilenos, pero lamentó que «este principio igualitario de la democracia no se vive día a día», ejemplificando con las falencias en la educación, salud, mujeres, pensiones y seguridad social.

«En los últimos años, también hemos sido testigos de los abusos de quienes, desde el poder económico y político, no han sabido o no han querido escuchar las señales de hastío y cansancio que se expresaron con fuerza a partir del estallido social», señaló, agregando que «son estos dolores los que nos han inspirado desde que nos movilizamos por una educación pública, gratuita y de calidad. Son esas realidades las que siguen movilizándonos».

A pesar de lo anterior, continúa, dice que «tenemos mucha esperanza y confianza en el futuro y en este proyecto de cambio», y que «al revés de lo que propone la otra candidatura, no es en el pasado en donde nos reencontraremos, ni es con viejas recetas que sanaremos nuestras heridas, sino que avanzando hacia la construcción de un país mejor».

«Creemos firmemente en la posibilidad de construir un nuevo Chile que recoja lo mejor de nuestro pasado, y que a partir de su rica histórica avance hacia el futuro», expresó, y añadió que «para sanar nuestras heridas, debemos huir de las soluciones fáciles» y de la «tentación de esconder los problemas debajo de la alfombra».

«Mi compromiso es avanzar, sin prisa pero sin pausa, en la construcción de un Chile de derechos y deberes comunes, no de privilegios», apuntando además a cuidar la Convención Constitucional y la recuperación económica. Por otra parte, Boric se sinceró y dijo que «sé que para más de alguna persona, mi edad puede ser un factor de duda a la hora de decidir su voto. Mi gobierno será liderado por equipos diversos en generaciones, orígenes y experiencias, convocando siempre a las personas más capacitadas, sin distinciones etarias ni de partidos», aseguró.

Finalmente, el presidenciable frenteamplista indicó que «pueden contar conmigo, y que si tienen a bien elegirme como su futuro presidente, sepan que tendrán en mí a un mandatario dispuesto a escuchar todas las voces (…). Un mandatario que escucha el doble de lo que habla. No será fácil. Pero estoy seguro que, si empujamos hacia el mismo lado y no dejamos a nadie a través, podremos avanzar hacia un Chile con justicia y dignidad».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.