Yo no lo elegí 28

Y al sentirla me gire para ver cual era su origen, y lo que vi me dejo perplejo, era alguien que ya conocía y que desde lejos levantaba sus manos para llamar mi atención…

Y ahí me quede esperando, como si me hubiera congelado un rayo, que aquella persona llegara a mi lado, no esperaba que alguien me conociera en ese momento, menos alguien tan querida para mi….

MANUEL!!!! MANUEL!!!! Me gritaba desde el frente, me levantaba las manos y hacia gestos para que la pudiera observar…

Su voz me era sin duda familiar, y al acercarme pude ver de quien se trataba, era mi profesora, la tía Patricia…

Y se abalanzó sobre mi y me dio un abrazo fuerte y apretado, yo no entendía mucho lo que sucedía, pero si sabia quien era, pude ver un par de lagrimas en sus ojos…

Ahora entiendo cuando dicen que una profesora es una segunda madre, no sólo nosotros lo sentimos, sino ellas también…

Me acribillo con miles de preguntas, me indicó que estuvo mucho tiempo preguntando por mi en el hogar, ella pensaba lo peor, que me había hecho daño, que lo querían ocultar, pero otros niños del mismo lugar le indicaron que me había ido por mi propia voluntad..

Y es que eso era normal para ellos, ya que muchos no soportan la presión de estar encerrados y menos alejados de sus familias…

La profesora me indicó que había visto un par de veces a David y que le había querido ayudar, pero al parecer estaba tan sumido en las drogas que no le hizo caso…

Aproveche de indicarle que hace poco lo había dejado en el terminal para que se fuera en busca de su familia, habíamos buscado datos sobre su madre y fue fácil dar con ella..

En mi caso todo era más diferente y complicado, ya que me habían cambiado el apellido y al parecer me habían dado por muerto con mi verdadera madre…

También le indique de mi viaje a Osorno y la buena noticia de que mi madre me vino a buscar a Concepción, así que me quedaba lo más fácil, encontrarla entre más de 200.000 personas…

Ella me escuchaba atenta y me dijo que me ayudaría, que tenía un hermano carabinero y que podría dar con la localización de mi madre, mis ojos, yo creo, se me agrandaron mostrando mi asombro e incredulidad, no podía creer que tuviera esa suerte en el momento exacto en que creí que no tenía a nadie…

Y así nos fuimos a una comisaría que se ubica en el centro de Concepción, yo le explique a la profesora Patricia de que al parecer tenía una orden pendiente en la justicia, por haberme arrancado del hogar, así que si deseaba ella iba a la comisaría, yo me quedaría en otro lugar esperándola…

Ella me entendió y me dejó en la galería de la YMCA, en Ohiggins, por mientras ella cruzaba la calle e iría a hablar con su hermano…

Le pase en un papelito, todos los datos de mi madre, su nombre, Rut, y todo lo que había podido recopilar el tiempo en el que la buscaba…

No se si fueron 10 minutos o una hora, no tenía reloj ni aparato donde verlo, lo que si sabia era que el tiempo no pasaba nunca, eran muchos los nervios que tenía en ese momento, así que debía tranquilizarme y esperar a la profesora que sin duda me traería alguna noticia de mi familia, algún dato de mi madre, alguna información de mis raíces…

Pasaron los minutos y no aparecía, pasaron más minutos y nada, sin duda más de una hora, quizás dos, hasta que al fin apareció la silueta de la profesora en la esquina…

No tenía la misma cara alegre de siempre, se veía un poco complicada, al parecer la información que le entregaron no era lo que yo esperaba o quería saber…

Se hizo eterna la cruzada de calle, la espere paciente en el paradero donde estaba, cruzo lento y sus pasos eran calmados, se demoró, pero llegó…

Lo primero que hizo al llegar a mi lado fue tomarme de un brazo y meterme a la galería, no me dijo nada hasta que nos metimos a un café que esta en el interior…

“MANUEL, no hay buenas noticias”, esa frase me dejó helado, se me pasaron mil películas por mi mente, ninguna buena, todas eran peores que las anteriores, pero debía ser fuerte, no había recorrido todo eso para darme por vencido al final…

“Manuel, tienes una orden perentoria de búsqueda, esta emanada de una autoridad muy importante en Concepción, ella desea dar con tu paradero, y apenas lo hagan te iras detenido”…

Al instante asocie aquello con la familia que me quiso adoptar, con la que quiso separarme desde un inicio de mi madre…

Rabia, pena y temor fueron todos los sentimientos que sentí juntos, no sabía si reír o llorar, no sabía si correr o quedarme ahí sentado, estaba en el limbo de las emociones, estaba con la adrenalina al tope y sentía que iba a reventar..

Y la profesora Patricia continúa “mi hermano me preguntó muchas veces si yo sabía donde estabas, yo en todas lo negué, solo quería tener información tuya, ya que le dije, te habías ido del colegio, eso lo tranquilizó un poco, luego me interrogó bastante sobre si tenía datos de donde podía haber ido, y ahí le indique que tenias la intencion de buscar a tu familia en Osorno, trate de engañarlo con eso, al parecer me creyó”

Lo que si no pudo hacer es buscar datos sobre mi madre, ya que sería muy obvio de que estaría conmigo… Me pidió disculpas y me dijo que lo mejor para mi era “entregarme”…

Tranquilamente le pedí el papel donde tenia los datos de mi madre y luego me levante de la mesa, le agradecí enormemente su intento de ayuda y le dije que lo mejor para mi y para ella era que hiciéramos como que no nos habíamos visto…

Ella se resignó y asintió con la cabeza, yo era un problema al parecer más grande de lo que ella pensaba, una cosa es ayudar a un alumno y la otra es meterse en un cacho que podría ser catalogado como un delito, ambos nos entendimos y nos separamos…

Me fui con un sabor amargo, el sabor de la derrota, el sabor de que los poderosos son dueños no sólo de lo material, si no de nuestros cuerpos, almas y mentes, no entendía mi mala suerte y como todo hasta ahora se me hacia cuesta arriba….

Pero no me daré por vencido, seguiré luchando por encontrar a mi familia, sea como sea, si tengo que golpear la puerta de todo Concepción, Talcahuano, San Pedro, Chiguayante y alrededores, lo haré, lo que no haré por nada del mundo es entregarme a un infierno llamado SENAME, donde sin duda encontraría LO PEOR DE MI…

2 pensamientos sobre “Yo no lo elegí 28

  1. No entiendo qué es lo que quiere comunicar esta nota qué niño lucha por encontrar a su familia biológica, que el SENAME es malo, que la familia de acogida es mala, o que el periodista es peor por que solo da una historia de un encuentro ente una profesora y niño que supuestamente está fugado del SENAME y cómo el 1000 y de quien es la culpa o del estado que da condiciones para hacer un buen trabajo, de los legisladores que están preocupados en leyes que le llenen los bolsillos antes que la infancia, de tribunales que no hace una buena evaluación técnica para dar mejor atención a la los niños o por último este país es tercermundista con la mitología que no. “Un país que no cuida a sus niños, abulelos y presos es un país que sin lugar a dudas fracasará como estado y nación” no me acuerdo quien lo dijo pero sé que es muy cierto

    1. Si no lo entiende es mejor que siga de largo y no siga leyendo. Que siga pensando que estas cosas no pasan en nuestro país y que es solo ficción. Que se diga a Si mismo que es mentira y no haga nada y como todo el resto del mundo. Si no entendió nada hasta el. Relato 28 mejor no siga leyendo… Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: