Mujer acusada de asesinar a su exmarido queda en prisión preventiva

La mujer que fue detenida e imputada por la muerte de su exmarido en Punta Arenas, quedó en prisión preventiva, luego de una audiencia en que se dio cuenta de los episodios de violencia intrafamiliar de los que ella fue víctima.

Maria Pilar Vera Vargas fue puesta a disposición de la justicia el viernes en la tarde, luego de ser detenida por su presunta responsabilidad en el asesinato de su exmarido, el pescador René Pérez Carrillo.

Durante la audiencia, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, le comunicó a la imputada que se iniciaba una investigación en su contra por los hechos ocurridos durante la noche del jueves, afuera del domicilio situado en la Ruta 9 Sur, sector Agua Fresca.

El fiscal le comunicó a la imputada que se iniciaba una investigación en su contra, por los siguientes hechos:

“El día de ayer, 20 de febrero de 2020, cerca de las 20:30 horas en circunstancias que la víctima, René Pérez Carrillo se encontraba en su domicilio (…) en compañía de su excónyuge, la imputada María Pilar Vera Vargas, quienes recientemente, se divorciaron en el mes de diciembre del 2019, sin perjuicio de aquello estaban juntos en la vivienda en la parcela. Allí sostienen una discusión, donde la imputada toma un cuchillo carnicero, de 39 cms. de longitud, propinándole tres lesiones cortantes torácicas, además de tres lesiones cortantes profundas en el antebrazo izquierdo por parte de la víctima”, señaló Dobson.

Dentro de las seis heridas que habría sufrido la víctima, una de ellas habría sido la que causó su muerte, según el relato del fiscal. “A juicio de la Fiscalía los hechos narrados conjugan un delito de parricidio, donde se le atribuye la autoría a la imputada donde aparece el delito en grado de consumado”, concluyó con la imputación de cargos.

“Un testigo, que circulaba en bicicleta, vio a la imputada, la cual le manifestó ‘maté a mi marido’, observando el testigo el cuerpo de un hombre tendido en el suelo”, expresaron en la audiencia.

El fiscal expresó que la solicitud de prisión preventiva responde a la alta condena que podría recibir la imputada, en penas que podrían ir de los 15 años a presidio perpetuo.

Luego de exponer los hechos, la defensora Karina Ulloa se opuso a la solicitud de la Fiscalía, considerando que la imputada había sido víctima de graves hechos de violencia por parte del ahora, fallecido, narrando la dureza de cómo ocurrieron los hechos.

El fallecido mantenía al menos dos causas de violencia en contra de su exesposa, incluso en uno de ellos le arrojó agua hervida, quemándole sus partes íntimas, sin que la mujer pudiera reaccionar, soportando el inmenso dolor que le generó esta situación.

La defensora agregó parte de las declaraciones que emitió la víctima en este tipo de episodios, señalando en uno de ellos: “por suerte tengo el cuero duro (haciendo alusión a la piel), sino me entierra el cuchillo”, reviviendo así otro de los episodios de violencia, cuando fueron denunciados.

Otra de las situaciones expuestas por la Defensoría hace alusión a que la imputada en una oportunidad tuvo que ser derivada a una casa de acogida a Puerto Natales, por temor a perder la vida a manos del entonces imputado, hecho que derivó en las respectivas denuncias, y resguardo por parte de los servicios destinados a la mujer.

Luego de analizar ambas partes, el juez Pablo Miño consideró que la posición de la Fiscalía era la que se debía acoger, enviando a la cárcel a la mujer formalizada por parricidio, durante los 90 días que se decretaron para el cierre de la investigación.

Al término de la audiencia, el fiscal Dobson manifestó que “en base a los antecedentes preliminares, con un preinforme de autopsia, las múltiples heridas penetrantes que sufrió la víctima, permitieron establecer cómo ocurrieron los hechos (…). Antecedentes de defensa propia por parte de la imputada no hay elementos que permitan inferir elementos de esa forma, no registra lesiones corporales que pueda estimar la actuación en defensa propia”.

Agregó que “la permanencia de ella en el lugar, la lejanía del lugar donde ocurre, no es que haya llegado esporádicamente ahí, puede que haya estado desde hace un tiempo conviviendo con su excónyuge”.

Por su parte, la defensora Ulloa indicó que “a ella se le formaliza por el delito de parricidio, porque hay unos antecedentes, y así la Fiscalía lo indica, que es la persona que da muerte a su excónyuge, y por eso que hay antecedentes para fundar una prisión preventiva, se le deja con esa cautelar. Eso no quiere decir que hayan ocurrido así los hechos y es materia de la investigación, para saber que fue lo que ocurrió, o si es ella la que cometió ese ilícito. Ellos se habían divorciado el año pasado, donde se entregó una sentencia del divorcio”.

La mujer fue ingresada a la Cárcel de Punta Arenas por parte de personal de Gendarmería.

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.