Decreto que termina con la repitencia automática de escolares abre interrogantes

Este año comenzará a regir el decreto del ministerio de Educación, que modifica el sistema de evaluación escolar, terminando con la repitencia automática por notas.

La medida, que si bien fue valorada en términos generales por los expertos en educación, abrió una serie de interrogantes respecto de su implementación y la eficacia de la política, en un sistema altamente segregado.

Como una muy buena noticia fue calificada por un grupo de expertos en educación, la puesta en marcha del decreto del Ministerio de Educación, que en 2018 modificó el sistema de evaluación escolar, acabando con la repitencia automática por notas, quedando como el último recurso.

Sin embargo, la valoración se comienza a tornar menos auspiciosa, una vez que la medida se analiza dentro del sistema escolar chileno, uno de los más segregados del mundo, según varios expertos.

Rodrigo Cornejo, investigador del Observatorio Chileno de Políticas Educativas de la Universidad de Chile, señaló dos dificultades al momento de la implementación. La segregación del sistema y la falta de condiciones laborales que permitan hacer un trabajo real de seguimiento de los estudiantes, las que a su juicio, hoy no existen.

El doctor en Educación y académico de la Universidad Austral, Marcelo Arancibia, indicó que este decreto viene a reemplazar un instructivo del año 1998, que establecía a los sostenedores la facultad -por medio de reglamentos- de fijar y definir las evaluaciones, valorando que ahora el foco esté en un proceso más integral.

Sin embargo, puso el acento en la necesidad de articular estos cambios que se dan al interior de los colegios, con las pruebas estandarizadas como el Simce.

Otro elemento, según el doctor en Ciencias de la Educación y académico de la Universidad de Santiago, Jaime Retamal, es si los sostenedores harán las inversiones necesarias para entregar el tiempo y los recursos pedagógicos que se requieren para ese estudiante, esperando que esto no termine siendo más agobio para los profesores.

Todos los expertos coincidieron en la necesidad de que tanto el Ministerio de Educación como los sostenedores privados, entreguen los apoyos necesarios para que esta modificación cumpla sus objetivos, para lo cual es fundamental involucrar a toda comunidad escolar, particularmente a los padres, debido a que esto también supone un cambio cultural, de como se percibe al colegio.

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.