Congreso se blinda con plan anticoronavirus y activa su «primera línea» contra la pandemia

Mientras en España el Congreso suspendió actividades legislativas por quince días debido al temor por el contagio del coronavirus -con la aparición de los primeros parlamentarios infectados-, el Senado y la Cámara de Diputados de Chile activaron sus planes para prevenir la llegada y propagación de la enfermedad en sus sedes de Santiago y Valparaíso.

Limitación de viajes al extranjero, limpieza continúa de elementos de uso común y seguido por parte del personal y parlamentarios -como manillas de puertas, pasamanos y botones de ascensor-, implementación de vacunas en contra de la influenza, circulación de dípticos y distribución de dispensadores de alcohol gel, además de seguir las orientaciones del Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS) -de acuerdo a la evolución de la enfermedad- son la “primera línea” de medidas que implementó el Congreso.

Así lo confirmó el secretario del Senado, Raúl Guzmán, en la sesión del miércoles en el pleno de la Cámara Alta, y el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, ayer tras conocerse que el diputado Giorgio Jackson se sometió al test para detectar el mal, luego de haber estado en contacto con una ministra española contagiada con la enfermedad.

Sin embargo, pese a la prevención, lo que aún está en duda es qué ocurrirá cuando la pandemia se instale en el Parlamento: ¿Se suspenderá la tramitación legislativa?

Al parecer, esa duda se resolverá hoy o el lunes cuando líderes del Congreso se reúnan con autoridades de salud y expertos de la OMS.

En la Cámara Alta

En el Senado, fue Ricardo Lagos Weber quien colocó la interrogante en la sala ante la presencia del secretario de la corporación Raúl Guzmán.

Como ocurre con las botoneras de los ascensores, las manillas de las puertas, los pasamanos de la escaleras, los interruptores de encendido y apagado de la luz, teléfonos, entre otros, utilizando la respectiva solución para enfrentar este virus”.
– Raúl Guzmán, secretario del Senado.

Guzmán señaló que el 3 de marzo sostuvo una reunión con la Unidad de Salud y Seguridad Ocupacional del Congreso y el Departamento de personas para comenzar con la circulación de la información sobre protocolos y recomendaciones del Ministerio de Salud y la OMS.

Entre las medidas que nombró en la sesión del miércoles está: colocación de más dispensadores de alcohol gel en diversos ingresos al inmueble tanto en Valparaíso como en Santiago, también tomaron contacto con la empresa de aseo que funciona en el Parlamento a fin de realizar limpieza cada una hora de zonas con más alto riesgo.

“Como ocurre con la botoneras de los ascensores, las manillas de las puertas, los pasamanos de la escaleras, los interruptores de encendido y apagado de la luz, teléfonos, entre otros, utilizando la respectiva solución para enfrentar este virus”, dijo Guzmán.

También se recomendó tener ventilación adecuada en las salas de comisiones de la Cámara Alta, de manera diaria.

A lo anterior, se suma evaluar la suspensión de visitas de delegaciones de regiones, junto con una campaña interna de distribución de información a través de medios impresos y electrónicos.

En cuanto a la vacunación contra la influenza, Guzmán detalló que se le informó que la vacuna por ahora no está disponible en la corporación, lo que cambiaría a partir del 16 de abril próximo.

“Ante esa contingencia, se están realizando consultas con distintos laboratorios para adelantar esa fecha y distribuirla entre el personal”, explicó el secretario del Senado.

También se incrementaron las horas médicas de atención al interior del Congreso.

Tras las palabras de Guzmán ante el pleno de la Cámara Alta, el senador Lagos Weber replanteó su consulta, esta vez solicitando información acerca de lo que ocurriría en caso de que se generara un contagio a nivel interno respecto del funcionamiento.

El presidente de la mesa directiva, Jaime Quintana, replicó que la decisión final quedaría en manos de la Comisión de Régimen Interno del Senado.

En la Cámara Baja

Sobre este mismo tema, durante la jornada del jueves, también habló el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores.

“El Congreso no se va a paralizar por la pandemia, hay urgencias sociales, pero estamos adoptando medidas preventivas para colaborar con responsabilidad sanitaria”, dijo el diputado Flores.

De acuerdo a lo dicho ayer, la Cámara de Diputados ya adoptó medidas preventivas para evitar el contagio del coronavirus, como la suspensión de visitas guiadas, suspensión de viajes oficiales, implementación de desinfectantes y entrega de folletería con recomendaciones para parlamentarios, funcionarios y asesores. En la misma línea que el Senado.

Flores también se reunirá con el representante de la OMS en Chile para tomar todas las medidas preventivas necesarias y recomendaciones de la organización para así evitar el contagio recinto legislativo, considerando la gran cantidad de personas que visitan las instalaciones de ambas Cámaras.

El Congreso no se va a paralizar por la pandemia, hay urgencias sociales, pero estamos adoptando medidas preventivas para colaborar con responsabilidad sanitaria”.
– Iván Flores, presidente de la Cámara de Diputados.

Al respecto, el titular de la Cámara de Diputados explicó que “hemos tomado medidas durante esta semana, por ejemplo se han propuesto suspender las visitas guiadas. Al año son más de 70 mil personas las que visitan el Congreso, entre adultos mayores y estudiantes, quienes son parte de la población de riesgo. Por otro lado tenemos que regular el acceso a las Comisiones Legislativas; fueron casi mil personas las que el año pasado vinieron a trabajar en las 25 comisiones permanentes y en esto estamos tomando una serie de medidas como también suspender todos los viajes oficiales dentro del Acuerdo Marco, como lo son la Unión Interparlamentaria Mundial, Parlamento Andino, Parlatino, entre otros”.

En cuanto a la posibilidad de que dentro del Congreso se dé un caso positivo de Coronavirus y que se pueda considerar paralizar los trámites legislativos, Flores dijo que “la pregunta es ¿qué vamos a hacer si aparece un caso positivo de coronavirus en el Congreso, lugar donde trabajan alrededor de 700 funcionarios, más asesores externos de los parlamentarios, además de los 155 diputados y diputadas? Lo que necesita Chile es que sigamos trabajando en dar respuesta al movimiento social, por lo que no podemos paralizarnos, pero por otro lado tenemos una responsabilidad sanitaria”.

Finalmente el presidente de la corporación adelantó que “hemos pedido información respecto de todos los procedimientos que han seguido los parlamentos que han suspendido su trabajo en el mundo y así lo adecuaremos a la realidad chilena, además de pedir una reunión con el representante en Chile de la OMS y con el Ministro de Salud Jaime Mañalich, para definir un protocolo de acción”.

En todo caso, queda la sensación de que pese a la llegada del coronavirus a Chile, pese a que hay ejemplos de suspensión del trabajo legislativo en otros países afectados por la pandemia, en el Congreso chileno aún se mantiene la incertidumbre sobre qué pasará cuando la enfermedad se instale en el Parlamento.

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.