¿Quién manda en regiones? El «gallito» de ministros con intendente del Bío Bío por permisos del «18»

Hemos cambiado la decisión”, dicen dos ministros en Santiago, 48 horas después de que, en un hecho inédito, habían anunciado que la autoridad local que los criticó iba a “corregir sus dichos”. Al final, ellos se corrigieron.

“Hemos escuchado la opinión de la gente y de las autoridades y sobre todo del intendente de Magallanes, quien nos ha hecho saber su preocupación por el hecho de que ellos estaban en cuarentena”, explicó el ministro de Salud, Enrique Paris, en el reporte covid-19 de este domingo, para anunciar que, en las ciudades con cuarentena vigente, no habrá permisos especiales de Fiestas Patrias y zanjar la polémica de la semana con autoridades de regiones.

“Este es un Gobierno que escucha, que atiende lo que nos dijeron los alcaldes, lo que nos han manifestado algunas autoridades, algunas personas”, sostuvo por su parte el titular de Segpres y vocero de Gobierno, Jaime Bellolio.

Ninguno de los dos mencionó al intendente del Bío Bío, Sergio Giacaman, el primero que alzó la voz y que provocó una avalancha de reclamos de autoridades y de la comunidad científica e incluso empresarial, sobre lo negativo que sería dar autorización para reuniones familiares en Fiestas Patrias, en zonas afectas a cuarentena.

Ministros Paris y Bellolio se “retractaron” | Agencia UNO

A través de la TV

En el escenario para el anuncio del Gobierno, propio de su reporte de cada tres días, con la presencia “online” del intendente de Magallanes, José Fernández, avaló la “retractación” ministerial este domingo. Fue Fernández el invitado a sumarse a la mesa y no el “rebelde” del Bío Bío.

La ausencia del jefe regional, el que desató la molestia de La Moneda por su crítica pública y a quien el ministro Bellolio dijo, frente a todo el país, que debía “corregir sus dichos”, no pasó inadvertida.

Al parecer, de nuevo, fue una forma de insistir que Santiago manda.

En suma, a Sergio Giacaman no se le invitó a presenciar el “gallito” que le ganó a su propio Gobierno, respaldado incluso por las huestes de oposición, transversal a toda prueba.

Era su victoria, pero hicieron que la viera por la tele.

En el fondo, Giacaman no se retractó, como “le pauteó” el vocero de Gobierno, y el representante local del Presidente se mantuvo firme y eso, al parecer, determinó que no accediera a “canasta limpia” y así le pasaron la cuenta los ministros Bellolio y Paris al dejarlo fuera del anuncio dominical.

En el análisis, surgen las preguntas: ¿Quién manda en regiones? ¿Quién manda a quién? o bien Who’s the Boss? -al estilo de una serie gringa que en Chile se vio en los noventa-, el vocero nacional de Gobierno, Jaime Bellolio, recién asumido y con capital político casi intacto, o el intendente Sergio Giacaman.

De obediente y disciplinado a “rebelde”

Giacaman asumió en abril del año pasado, cuando reemplazó al exdiputado Jorge Ulloa, otro intendente que recibió la reprimenda de La Moneda, después de causar el enojo del ministro Chadwick al que le recordó, frente a periodistas, que estaban atrasados y él respondió “no me diga’i lo que tengo que hacer”.

Poco más de un mes después de ese hecho, Giacaman tomó el cargó con el apoyo de Jacqueline Van Rysselberghe, que veía en Ulloa un competidor político en su casa. La misma que en esta pasada, anunció muy molesta que iba a llamar a Jaime Bellolio para interceder por su ahijado.

Sergio Giacaman durante el primer Gobierno de Piñera fue seremi de Desarrollo Social, luego se fue al mundo privado donde trabajó como subgerente de relaciones con la comunidad de la empresa sanitaria Essbio, hasta cuando renunció para ser jefe regional.

Militante UDI desde mediados de 2018, Van Rysselberghe lo reclutó en el gremialismo. Dejó atrás una reconocida simpatía por Evópoli.

Pero, siempre disciplinado y obediente -ahora empoderado-, sorprendió con su porfiada sostenida rebeldía.

“Mi rol es representar la realidad de la región con las otras autoridades, sería incoherente retractarme, yo lo mantengo”, dijo Giacaman, el sábado, reafirmando su postura ante el llamado de atención del ministro Bellolio.

No sin dejar otra duda en tabla: ¿Mantendrá esa actitud frente a otras situaciones que afecten a su región?

Exintendentes responden

Tres exjefes regionales del Bío Bío realizan un balance de toda esta polémica.

Básicamente, concuerdan en que ningún ministro es jefe de un intendente y que la reprimenda pública del vocero de Gobierno fue una desubicación.

También les llamó la atención que no invitaran a Giacaman al reporte dominical del covid. No obstante, pese a la ausencia del jefe regional, concuerdan en que salió fortalecido en esta pasada y que, de los dos ministros, Jaime Bellolio salió muy desfavorecido.

“Los intendentes deben su cargo al Presidente de la República y no a los ministros de Estado. A veces uno se sorprende de unos ministros, como estos dos, que han tenido un comportamiento tran grosero, que creen que son jefes de los intendentes. En mi opinión, debería seguir en el cargo en la medida que tenga la confianza del Mandatario”, dijo Rodrigo Díaz (ex DC), exintendente del segundo Gobierno de la expresidenta Bachelet.

Respecto de quién corrigió a quién, Díaz señaló que “diría que el intendente Giacaman, el intendente de Magallanes, como ediles de otras regiones, le han corregido la plana a dos ministros que, al parecer, no tienen claro en qué país están viviendo”.

¿Saldo azul?

Por su parte, el diputado y exintendente del Gobierno de Ricardo Lagos, Jaime Tohá, señaló que “este episodio ha servido para colocar las cosas en su lugar. Los ministros sectoriales no tienen autoridad sobre los intendentes para materias que son propias de la región”.

“En ese sentido, el intendente Giacaman, con el apoyo transversal de la ciudadanía ha recobrado ante ella el lugar que corresponde a un intendente. Saldrá favorecido, en la medida que aplique la misma línea de conducta en otras materias en que como autoridad regional tiene que hacer valer esa condición”, afirmó Tohá.

Finalmente, el exintendente Martín Zilic (DC), representante del gobierno de Eduardo Frei, dijo que jamás a él le ocurrió un hecho similar.

“Lo más grave fue la reprimenda de Bellolio al intendente. Eso es un error garrafal. Más encima, dice que habló con Giacaman y dice que él va a pedir excusas, va a modificar lo que dijo. Eso no pasó y está muy bien”, dijo Zilic.

“Lo que le pasó a Ulloa también fue desagradable, eso no se hace y no debió haber (tal) reprimenda. El intendente es el presidente del Gobierno Regional. Sólo el Presidente de la República sabe si Giacaman salió fortalecido o no, depende de él”, añadió.

“Ahora, ¿por qué invitaron al reporte al intendente de Magallanes y no al de Bío Bío? la verdad, no lo sé”, destacó Zilic.

Con agua en la piscina

Esta semana, estaría agendada una visita ministerial a Concepción, con impasse superado o no, se trata de la subsecretaria Paula Daza.

Por otro lado, con la calculadora política en la mano, se ha hablado y de manera recurrente, de la opción de que Giacaman renuncie antes de inicios de noviembre y asuma una candidatura a diputado por Concepción.

Por ahora, tiene saldo azul en su cuenta y parece que le sobra agua en la piscina.

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.