Infiltrada en fábricas de Shein destapa cuestionables condiciones de trabajo empresa se defiende

La popular empresa china de moda y belleza, Shein, fue cuestionada por un documental que reveló precarias condiciones de los trabajadores de sus fábricas subcontratadas. Jornadas de hasta 18 horas, un solo día libre al mes, descuentos de dos tercios del sueldo en caso de errores en la confección, son algunas de las prácticas denunciadas.

La cadena británica Channel 4 estrenó un documental donde revela las condiciones de trabajo en dos de las fábricas subcontratadas que hacen ropa para Shein en China.

Recordemos que Shein es una empresa online de moda rápida, muy popular alrededor del mundo -incluyendo Chile- por sus precios bajos y diversidad de tallas y diseños.

No obstante, también es blanco de críticas por su negocio poco sustentable en términos medioambientales y el plagio a otras marcas conocidas. Asimismo, se ha puesto en duda sus prácticas laborales, poco transparentadas por la firma.

En este contexto, Channel 4 logró infiltrar a uno de los suyos, la periodista Iman Amrani, en dos fábricas ubicadas en Guangzhou (China) que confeccionan prendas para la marca.

Condiciones laborales de fábricas ponen en jaque a Shein

En su reciente documental Untold: Inside The Shein (No contado: Dentro de Shein), la cadena inglesa denunció condiciones laborales abusivas, tales como jornadas de 18 horas diarias y un solo día libre en el mes.

El reportaje también reveló que algunas empleadas lavaban su cabello en medio de la jornada laboral porque no tenían tiempo libre fuera del trabajo.

“Aquí no existen los domingos”, indicó una trabajadora en el documental.

Además, se reveló que su sueldo era de 4.000 yuanes, el equivalente a unos 533 mil pesos chilenos por fabricar 500 prendas al día.

No obstante, se les descontaba dos tercios de la paga si se equivocaban en la confección de una pieza, indica Huffington Post.

Asimismo, Amrani cuestionó la sustentabilidad de Shein, por las grandes cantidades de ropa que produce. Lanza más de mil prendas nuevas por día, la mayoría en tendencia, lo que las convierte en ropa para usar solo una temporada y luego desechar.

Asimismo, tienen incentivos que vuelven casi adictiva la compra, como ofertas flash cronometradas, múltiples cupones, un sistema de puntos conseguidos mientras más compres y el uso de influencers que promocionan la ropa en redes sociales.

Otra investigación da cuenta de prácticas laborales cuestionables

Pero la investigación de Channel 4 no es la única reciente. La ONG Public Eye también reveló a fines de 2021 las prácticas laborales que deben enfrentar algunos trabajadores que confeccionan para la compañía.

Fue así como a fines de 2020, dos investigadoras de la organización pudieron ver las condiciones en fábricas contratadas por Shein, identificando al menos 17.

Tras entrevistar a 10 trabajadores -3 mujeres y 7 hombres- dieron cuenta que muchos de ellos laboraban sin contrato y con condiciones de seguridad precarias.

Por ejemplo, explicaron que no vieron salidas de emergencia y que las escaleras y entradas no eran las mejores en caso de requerir escapar rápidamente. Esto supone un peligro en caso de incendio.

También revelaron que muchos trabajaban entre 11 y 12 horas diarias con un solo día libre al mes, por lo que podían llegar hasta las 75 horas semanales.

Esto último infringía la ley china que permite un máximo de 40 horas laborales y exige al menos un día libre por semana.

Shein responde a acusaciones

Tras las revelaciones del documental británico, Shein se defendió señalando que desconocía la situación de las fábricas subcontratadas.

Al ser consultados por The Cut, la firma indicó que terminará los contratos con aquellos proveedores que “no alcancen nuestros estándares”.

Asimismo, emitieron un comunicado en sus redes sociales, donde explican que examinarán en detalle y de manera inmediata las denuncias.

“La misión de SHEIN es hacer que la belleza de la moda sea accesible para todos. Al hacerlo, es importante que nuestros proveedores proporcionen un entorno de trabajo seguro y justo para sus trabajadores”, señala la declaración.

“SHEIN trabaja continuamente con nuestros proveedores para garantizar que tengamos condiciones de trabajo seguras y reguladas”, añadieron.

El comunicado asegura que tomarán medidas si descubren irregularidades.

“Estamos comprometidos con proporcionar un entorno de trabajo seguro para todos los empleados de nuestros proveedores”, expresa el escrito.

La declaración también señala que “todos los proveedores deben cumplir con nuestros estándares de abastecimiento responsable de SHEIN, un código de conducta para proveedores basado en las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo y las leyes y regulaciones locales”.

 

Shein asegura que invierte en fiscalización

Shein aseguró que la empresa invierte $2 millones al año para asociarse con agencias independientes -como Intertek, SGS, TUV y Openview- para realizar auditorías sin previo aviso en las instalaciones de los proveedores.

“Se han completado más de 2.600 auditorías durante el último año”, afirmaron, y añadieron que han invertido unos $15 millones para mejorar las instalaciones de proveedores.

“Nuestros estándares de abastecimiento aseguran que nuestros proveedores paguen a los trabajadores de manera justa, y un estudio independiente efectuado por Intertek mostró que el salario promedio por hora es el doble del salario mínimo local”, indicaron en su comunicado.

Por último, se comprometieron a seguir trabajando “para garantizar que los empleados de nuestra cadena de suministro que hacen posible nuestro negocio sean tratados de manera justa y respetuosa”.

Fuente: biobio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.